INTERCAMBIO

UN ESTUDIANTE DE INTERCAMBIO EN PARAGUAY

Lejos del hogar buscando nuevas oportunidades

...

Mediante la postulación, y gracias al Convenio Bilateral, logré obtener el intercambio y el destino elegido fue Paraguay, un país que alberga a no más de 6 millones de habitantes y que se aleja de toda naturaleza marítima, pero que esconde en su interior una cultura particular y novedosa para todo extranjero que lo visita por primera vez. Contemplado como el único país de Sudamérica en reconocer, además del español, al guaraní como segundo idioma oficial. Cuando se es un estudiante de intercambio en una tierra desconocida y lejana a la propia, no sólo se hace frente a una cultura diferente, sino que se encara una nueva realidad social, con condiciones, hábitos y perspectivas distintas a las convencionalmente incorporadas. Paraguay es un país humilde donde las realidades sociales se contraponen, especialmente en momentos adversos, pero también es un país feroz con grandes ansias de seguir creciendo y luchando por aquello que cree justo.

Sí, es cierto. Acostumbrase a otro país siempre es tarea difícil, más si te hayas dentro una sociedad totalmente diferente, con un dialecto propio y único; pero además con interpretaciones totalmente opuestas. Y claro, cuando te encuentras en un país en que su gente habla un idioma distinto y que desconoces en tu totalidad, te sumerges en una realidad que para quien la visita por primera vez, resulta extraña y ajena. Pero, por otro lado, te enfrentas a un país que estrecha su mano y abre sus brazos para con el extranjero, de una manera cálida y con un calor humano extraordinario. No solamente compartí y conocí a gente única y maravillosa, sino que también descubrí otra realidad que me dejó perplejo y que pude conocer con mis propis ojos. Además de poder visualizar atractivos y recordados lugares de Paraguay como el Panteón de los Héroes, el reconocido estadio Defensores del Chaco, el río Paraguay o el bello Jardín Botánico; pude encontrar un lugar en el que se me abrió una puerta que voy a usar en un futuro próximo.

 

Y si bien es cierto que las aberturas que ofrece una movilidad internacional permiten disfrutar de una experiencia inolvidable en un territorio nuevo, no deja de ser imprescindible la tremenda oportunidad de desarrollar y aprender futuras capacidades académicas en la profesión que se estudia, desde una perspectiva educacional distinta. En el caso personal, mis estudios fueron desarrollados en la carrera de Periodismo, en la  respetada Universidad Autónoma de Asunción, reconocida como la segunda mejor universidad de Paraguay; y una de las pocas instituciones académicas en tener acreditada internacionalmente la carrera profesional de periodismo. Como toda universidad, compone sus estructuras de complementos necesarios para la comodidad y accesibilidad de los estudiantes en todos sus deberes que van en ayuda de ellos, desde un centro de información, coordinación académica, biblioteca que facilita notebooks, computadores y salas de trabajo; etc. No obstante, desde el punto de vista conocido, la universidad consta de facultades en que se incorporan las carreras impartidas, en la que resalta la Facultad de Ciencias Humanísticas y de la Comunicación en la que se encuentra la carrera de periodismo. Dicha carrera forma parte del Departamento de Comunicación, cuyo director es el señor Richard Ferreira Candia, periodista y docente de profesión; junto a las carreras de Comunicación Audiovisual y Relaciones Públicas.

 

Las experiencias académicas vividas en la UAA constituyeron elementos adquisitivos y enriquecedores en el profesional que he pretendido y deseo ser. Y es que los aprendizajes impartidos fortalecieron más el entusiasmo y el sueño de ser un periodista. Desarrollar un documental, estudiar la historia de la comunicación y los orígenes del periodismo, efectuar por primera vez entrevistas, etc. Encontrarse con un escenario lleno de docentes especializados en sus materias y áreas, desde periodista  profesionales, doctores académicos con especialidades en metodología, antropología y sociología; hasta profesores expertos en comunicación y en contenido audiovisual. Sin duda, como estudiante de periodismo, encontrarse en medio de un escenario así, potencia el amor por las comunicaciones. Quizás, lo más resaltable que la Universidad Autónoma de Asunción recoge y valora para los estudiantes de periodismo, es la práctica. Esta condición, cada vez se vuelve menos recurrente en todas las carreras, pero especialmente en las ciencias de la comunicación en donde más se necesita y hace falta. Es por esto, que la Facultad de Ciencias Humanísticas y de la Comunicación de dicha institución, puso en marcha desde el año 2012, el espacio de docentes y estudiantes llamado "La hora de práctica" con el fin de desarrollar un proceso de fortalecimiento de la enseñanza teórica-práctica, a partir de clases prácticas en áreas de periodismo, comunicación audiovisual y relaciones públicas. El novedoso proyecto es encabezado por el mismo director del Departamento de Comunicación, Richard Ferreira Candia. Dentro de este contexto, pude desarrollar prácticas en fotografía, radio y contenido audiovisual, siendo un vital aporte y encuentro con el mundo de las comunicaciones.

 

 

 

 

Frente a esto, no es una realidad ajena: el periodismo en Chile cada vez se encuentra en una escala de debilitamiento, pero no de crisis. Sin embargo, este debilitamiento propicia una gran dificultad para todo estudiante que desee estudiar la carrera. En ciudades alejadas como Arica o Punta Arenas, la carrera de periodismo ha desaparecido poco a poco; obligando a las nuevas camadas de estudiantes a buscar nuevos horizontes en otras ciudades o países para estudiar esta ciencia de la comunicación. En Paraguay, por el contrario, existe un grado de reconocimiento a la carrera, pero eso no deja de lado que los periodistas en la actualidad,   enfrentan y experimentan momentos complejos que acechan al país. Más específico, en los últimos años, desde abril de 1991 a octubre de 2014, han ocurrido una serie de asesinatos a periodistas con el único fin de acallarlos y de ocultar la verdad. Hoy en día, aunque se pretenda callar las voces de muchos comunicadores, la lucha por la verdad y la justicia de los caídos, fortalece la convicción de que por más que pretendan silenciar, el periodismo nunca morirá.

 

Tampoco es un secreto a voces: los periodistas de hoy deben enfrentar nuevos desafíos. Las nuevas tecnologías han sido impulsoras de nuevos medios de comunicación con nuevas herramientas que facilitan una mayor comunicación, más ágil, interactiva e incluso mundial. Hoy en día, el periodismo ya no es exclusivo de los grandes medios de comunicación: se puede hacer periodismo desde diferentes plataformas, y para esto, el periodista debe especializarse con el fin de adaptarse a éstas, asumiendo un rol más creativo y comprometido con la información frente a la extrema abundancia informativa. Los medios digitales han ganado terreno a la hora de entregar una información, obligando al periodista que trabaja en ellos a estar siempre conectados. Bajo esta convicción, es importante para el docente y todo estudiante de periodismo desarrollar tanto la teoría como la práctica.

 

Los años que llevo como estudiante en la Universidad de Tarapacá no han sido en vano; las enseñanzas, conocimientos y aprendizajes adquiridos gracias a los docentes del Departamento de Español me han de ayudar enormemente en mi futuro como profesional. Sin embargo, siempre he anhelado ser periodista y sé que en la Universidad de Tarapacá no podré obtener las completas necesidades en el periodismo que he requerido, debido a que la carrera ya fue cerrada hace unos años. Por esta razón, el intercambio ayudó en mí a reconocer un mundo profesional que estuve buscando y a potenciar aún más el entusiasmo de ser alguien dedicado a las comunicaciones desde la profesión periodística. Tomar la decisión de embarcarse en un intercambio estudiantil no es tarea sencilla, pero si enriquecedora de manera personal y en un futuro, profesional. Buscar o permitirse conocer nuevos horizontes es una plataforma totalmente positiva para concretar los anhelos de cada uno y para esto se debe los cuatro primeros pasos: soñar, creer, hacer y crecer.